Salud y Nutrición — 26 octubre, 2013 at 19:17

Síndrome de la cintilla iliotibial

by

DSC_0374 copia

‘Rodilla del corredor’

También conocida como síndrome de la cintilla iliotibial, ésta es una lesión relativamente frecuente en corredores y ciclistas, y provoca dolor e inflamación en la zona lateral de la rodilla a causa de un excesivo roce entre diferentes estructuras:

cintilla1

 La banda, o cintilla iliotibial, que es un tejido fibroso que discurre a lo largo de toda la zona lateral del muslo hasta la rodilla.

– Y el cóndilo femoral externo, que es una prominencia ósea en la parte distal del fémur.

Este roce constante entre banda iliotibial y cóndilo femoral externo debido a  la repetición de flexo-extensión de rodilla, provoca microlesiones en las fibras de colágeno de la cintilla, lo que hace aparecer inflamación y dolor en la zona. También suele ir relacionada con una tendinopatía del músculo poplíteo en su inserción en cóndilo externo.

Los síntomas de dolor en la cara lateral de la rodilla, que puede irradiarse a la parte anterior de la misma, en el tendón rotuliano, suelen ponerse de manifiesto durante la carrera, en zonas con desniveles e incluso al subir o bajar escaleras.

Causas

Causas

  • Cambio de la superficie de entrenamiento.
  • Aumento del ritmo de entrenamiento.
  • Genu varo o rodilla arqueadas.
  • Mal apoyo plantar.
  • Dismetrías o mala alienación de miembros inferiores.

cruz-roja-guardavidas-enfermeria

Tratamiento

  • Reposo deportivo.
  • Masoterapia para descargar la musculatura de la pierna y relajar la tensión de toda la fascia lata.
  • Punción seca de los puntos gatillo de la musculatura del muslo.
  • Electrolisis percutánea intratisular (EPI).
  • Ejercicios de estiramientos.
  • Fortalecimiento de la musculatura extensora de rodilla y glúteos.

Es recomendable acudir a un fisioterapeuta en cuanto se detectan las primeras molestias, ya que así evitaremos que la lesión pueda ir a más. También es importante la actuación del podólogo para análisis de la pisada y corrección de la misma, si fuese necesario.

Fuente: Bonifacio González (Fisioterapeuta deportivo)

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *